Cómo cuidar nuestros cultivos con las últimas tecnologías

Hace años que el ser humano ha dejado de concebir la agricultura como un trabajo meramente artesanal. Esto ha sido posible gracias a la introducción de las últimas tecnologías en este campo que tanto ha aportado a la vida y al porvenir de nuestra especie.

Es por eso que, gracias a estas nuevas tecnologías, se puede sacar una máxima eficiencia al uso de recursos naturales, tales como el agua, la tierra, los fertilizantes o la energía. Además, con este tipo de herramientas se produce un ahorro en los costes. Por lo tanto, se hablaría de duplicar el rendimiento sin tener que ahondar en gastos extra a la hora de cuidar de los cultivos.

¿Qué tecnologías son más eficaces?

Gracias a estos avances, se puede lograr un óptimo cultivo para cada tipo de terreno, satisfaciendo así todas las necesidades que tenga cada uno.

Introducción del GPS en sembradoras y tractores

Las sembradoras y los tractores que se usan en esta época disponen de tecnología GPS. Por ello, se pueden mover con total precisión y se ahorran insumos. Gracias al GPS, se llega a reducir el número de zonas solapadas en torno a un 8 y 12%. Además, pueden trabajar en cualquier hora y con cualquier tipo de condición climatológica. Sin olvidar, por supuesto, la mayor velocidad, seguridad y precisión que supone usar este tipo de sembradoras o tractores.

 

Agricultura de precisión

Se denomina agricultura de precisión a aquella que se encarga de que haya una mayor eficiencia a la hora de cuidar los cultivos gracias a la gestión agronómica.

Gracias a este tipo de agricultura se combina una administración totalmente eficiente con la rentabilidad a la hora de realizar las explotaciones del cultivo. Se ha de hablar del uso que hacen del guiado automático, la documentación (que consigue que se refleje en un mapa la diferencia de la producción del cultivo de unas zonas a otras) o las dosis de siembra variables, que se realizan de manera automática y que, además, permiten que se hagan pasadas por las mismas zonas después de cada ciclo de tratamiento.

Este tipo de agricultura abarca todavía muchas más técnicas aún en desarrollo o que, de momento, son algo inasequibles para los particulares.

Fitosanitarios incorporados y drones

Este tipo de tecnología consigue que se incorporen directamente a las semillas ciertas moléculas que existen en la naturaleza para poder hacer que los cultivos tengan mejores características. Como, por ejemplo, tener sus propios herbicidas y fungicidas o hacer que se optimice la eficiencia del producto, ahorrando también en abono, ya que las plantas nacen más fuertes.

Además, desde hace un tiempo se vienen aplicando productos fitosanitarios mediante drones, una forma de hacerlo mucho más rápida, eficaz y controlada.

Apps

Queda hablar del uso de las apps y los sensores en este campo. No son pocos los invernaderos particulares que disponen de multitud de sensores y que, gracias a las aplicaciones de smartphones, se pueden controlar constantemente para así tenerlas con una óptima temperatura, nivel de luz y de humedad.

En definitiva, gracias a la agrotecnología se está consiguiendo que las plantas crezcan más sanas y fuertes, ahorrando en costes y en tiempo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies